sábado, 9 de abril de 2011

Historias de una mente enfermiza

Tenía planeado tomarme el día libre para pasar el tiempo con un par de amigos. Son divertidos. Uno esta dentro de una caja de Partagás y el otro viene en botella. Soy detective privado, o al menos eso dice en mi puerta. Lo último que deseaba esa mañana era un caso que resolver, pero la Señora que se presento era demasiado persuasiva. La mayoría lo son. Me dio una foto del colgante y la tarjeta de visita firmada que dejaron los ladrones. Habría deseado que me diese algo más, pero dudo que hubiese querido hacerlo gratis.

Salí a dar un paseo por las calles. Llovía. Repase los hechos aunque no eran muchos. Dos tipos, Neil y James, desaparecidos tras robar una valiosa joya. Las preguntas me fluían como la lluvia. ¿Quiénes eran esos fulanos? ¿Cómo lo habían hecho? ¿Cómo y a quién venderían el colgante? ¿Dónde diablos estaban ahora? y ¿Por qué cojones no me acordé de coger el paraguas?

Fui a ver a Dragan Salinsky, un serbio ludópata al que conocí en el hipódromo. El podría haber oído algo. Salinsky reaccionó sospechosamente mostrándose reacio, pero yo necesitaba información. La pregunta era ¿Cantaría?
No hablo. Quizá alguien había llegado primero y le había cerrado la boca. Conozco a Dragan. Mantener la boca cerrada debía ser una tortura, por si acaso dejé un micro debajo de la mesa, nunca se sabe. Necesitaba una pista u otra copa y sabía un sitio donde encontrar una de las dos.

De repente un matón se me abalanzó. Hizo de mi columna un acordeón y uso mi cara como un tablao flamenco para sus nudillos. Mi cabeza explotó como si fuera el año nuevo chino, por suerte mi último pensamiento apago la luz al marcharse.

Soñé que extendía los brazos y, al agitarlos, podía elevarme sin esfuerzo por encima de los árboles y los postes de teléfono. Todos me miraban asombrados y corrían detrás de mí disparándome. Yo aceleré hasta que mis ojos se cerraban a causa del viento. Reía mientras giraba y giraba.

Cuando volví en mi tenia las ideas más definidas, estaba cerca, las piezas estaban empezando a cuadrar. Fui a mi despacho a comprobar si el micro que coloque en casa de Dragan había recogido algo.
Nada, es posible que con la lluvia el receptor tenga interferencias, aun así estaba como al principio, salvo por las dos costillas rotas.

Era demasiado tarde para seguir en pie. Por otro lado no quedaba coñac y mi puro estaba empapado. Era hora de descansar y esperar a que mañana fuese un bien día.

Disonancias cognitivas: Trastorno bipolar.

Compartíamos la misma hambre, el mismo frío y el mismo techo de aquella habitación en la que tiritábamos cada noche en la misma cama. Usábamos la misma ropa, nos tirábamos a la misma mujer e incluso me atrevería a decir que soñábamos lo mismo. Compartíamos la misma pena y el mismo olor a fracaso que intentábamos ahogar con la misma botella de vino, siempre, en el mismo bar.

Añoro aquellas noches en las que tocaban nuestra canción y ambos reíamos sobre si había dinero, de si hacia frío o calor, del hambre…hasta nos reíamos del mismísimo dolor. Extraño esas mañanas donde nos despertaba el sol, aun cargados de vino y aun tatareando aquella canción. Recuerdo ir al baño mirarnos al espejo y no ver a dos.

viernes, 9 de abril de 2010

microrelato 1



Promesas incumplidas, ropa tirada y gente enfadada. El tsunami de gritos no me cogió y pude darme a la fuga. En un bar cercano y en un alarde de agonía me pedí otra copa. Cuando desperté el sol ya no estaba y yo era un fantasma en mi propia vida.

Adiós.

Puedes votarlo aquí
el titulo es Tren Express

jueves, 24 de diciembre de 2009

Noche buena...



Pues ya esta aquí, otra vez. Mi estomago ya esta en forma para afrontar lo que se le viene encima. Que suerte tiene Santa... a el nunca le pillan los atascos.

PD1: Sigo queriendo un lanzallamas.
PD2: Feliciades, estes donde estes.

martes, 22 de diciembre de 2009

Y si es mentira que sea



Quiero un lanzallamas por navidad

jueves, 3 de diciembre de 2009

Y esto porque eh?



No se como calificar esto, locura, humor, esquizofrenia... mejor las juntamos todas.

Hoy es un día despejado (ahora ya no porque es por la noche pero hace unas horas si) pero a pesar de eso había alguna nube. Si, las nubes, inofensivas con formas redondeadas, que simulan en nuestra mente imágenes cercanas, esponjosas y enigmáticas... ¿A que saben las nubes? bien pues no todo es bueno sobre ellas. A pesar de su fama divertida tienen un archienemigo... si, se trata de los girasoles, esos seres desgraciados debido a su ceguera de tanto mirar al sol, encargados de que se te pongan los labios como a Carmen de Mairena con su delicioso y adictivo néctar, las pipas. Pues bien ¿porque son enemigos? porque las nubes a sabiendas y con ayuda del siempre molesto viento han formado un clan bastante chungo para desorientar a los pobres y ciegos girasoles. Cuando estos indignos les tapan el sol, les merman de vida y solo les queda agachar la cabeza y permanecer inmoviles. Ya esta bien de vivir cabizbajos amigos amarillos (no darse por aludidos chinos y demás) luchad por un mundo sin nubes, revelaos contra la sombra que os paraliza y destruid la capa de ozono para que el mundo pueda ver al fin la LUZ (y tras esto moriremos todos). Fin del delirio 1.


proximamente más.

viernes, 27 de noviembre de 2009

Pensando...



Primero dire que es un poco tarde y mañana tengo examen y no quiero estudiar más. Segundo que quiza lo que diga pueda herir algunas sensibilidades(no lo hago por faltar ni mucho menos, que quede claro). tercero la foto no se corresponde a primera vista con los que vais a leer, pero digamos que la ballena es una metafora. y cuarto... nah no hay cuarto solo queria haceros perder el tiempo :D ahi va.

Si cuando estas cagando, el truñaco por alguna extraña circustancia o fortuita y mera casualidad rebotase en el fondo de tu vater y se te introdujera de nuevo y de forma violenta en tu ano... ¿Podrian llamarte maricon de mierda?